Entrevista publicada en El Día de Zamora.

Hoy,  25 de junio de 2021, en plenas Ferias y Fiestas de San Pedro, se presenta en nuestra ciudad una nueva formación política: 3  Edad en Acción, que lidera en Zamora José Antonio Requejo, empresario jubilado, con un cierto pasado político, pero siempre alejado de las prebendas y privilegios de la res pública. A la puesta de largo de este partido asistirá Nuria M. Ros, presidenta nacional, que no es una señora mayor, sino joven, todavía dinámica y con ganas de defender a un sector esencial de España. El Día de Zamora le planteó las siguientes cuestiones en esta entrevista a fondo.

-Tercera Edad en Acción, así se ha bautizado su partido. ¿A quién aspira a representar su formación? Introduce la palabra acción, cuando se piensa que la gente mayor es pasiva. 
-Precisamente, porque la gente mayor no es pasiva, se ha creado Tercera Edad en Acción. A cada edad tenemos algo que aportar y todos somos necesarios. El ser humano es cada vez más longevo, pero esto no significa que va a ser viejo más tiempo, sino que va a ser joven más años. Las personas mayores de hoy en día son personas que acumulan muchas juventudes, y aún tienen energía, a ello le sumamos su experiencia profesional y vital, y están perfectamente cualificados para colaborar con los jóvenes en grandes proyectos o seguir trabajando sin tener que renunciar a una pensión que es en realidad un derecho ya adquirido, y lo que decida hacer con su futuro no debe afectar a esta. Hay que devolver la dignidad y el respeto a las personas mayores, y darles el lugar que merecen, no solo por reconocer su sabiduría y capacidad sino porque son las creadoras de la España moderna que disfrutamos y ¡bien que se lo merecen!

-Por colocar Tercera Edad en Acción en el terreno ideológico, ¿de derechas, de centro, de izquierda? ¿cuál es su ideología? 
-Nosotros consideramos completamente desactualizada la política basada en ideologías. Estas nacieron en el siglo XIX, como producto de un modelo de sociedad muy diferente al actual. No somos ni de derechas ni de izquierdas, cada problema tiene una solución idónea, y no podemos boicotear nuestras propias soluciones porque estas sean de una tendencia o de otra. En nuestro Partido, confluimos personas que venimos de distintas ideologías: social demócratas, liberales y conservadores, y las hemos dejado atrás, tras darnos cuenta de que hay que elegir lo mejor de cada una de ellas para tratar la diversidad de temas que se presentan en un país. Consideramos ya fuera de lugar y anticuadas las luchas ideológicas que solo traen un residuo indeseable, el enfrentamiento político que estamos viendo y por ende, el social. Somos mayores pero vanguardistas, somos el partido de los derechos y del sentido común.

Esteban Pedrosa

-¿Partido solo para mayores?
Nuestro lema es “por nosotros, por nuestros hijos y por nuestros nietos”. Los grandes pilares de Tercera Edad en Acción son la defensa de los derechos de los mayores, la lucha contra la ruptura social y la eliminación del gasto inútil para así conseguir una verdadera convivencia y justicia social. Por lo tanto, no solo es para los mayores, sino que trabajamos por nuestros hijos y por nuestros nietos, para que tengan un espacio vital y un bienestar. Ello ha hecho que se nos unan personas de todas las edades. Nuestras agrupaciones dentro de 3e son 50 plus (personas de alrededor de los 50 años) de los que muchos, ya están sufriendo la discriminación laboral por razón de la edad, y Nietos en Acción (nuestros más jóvenes) que aportan su energía e ilusión a este proyecto. No hay que olvidar que independientemente de la edad, todos somos maestros y alumnos, todos tenemos algo que enseñar y algo que aprender y cada generación es experta o sabia en algo. La relación intergeneracional ya se ha puesto en práctica en nuestro Partido.

-Si ustedes fundan un partido con ese nombre, ¿significa que los mayores están dejados de la mano de Dios, que los partidos nacionales obvian a la tercera edad?
Estamos cansados de sentirnos engañados y decepcionados. Se habla de los mayores y se promete mucho cuando hay elecciones, pero lo cierto es que después quedamos olvidados. Hace 15 años, la gente se jubilaba con la tranquilidad de que su pensión y su vida estaban aseguradas, sin embargo, ahora las personas que se jubilan lo hacen con miedo ante un futuro incierto y amenazador. Y esto a todos los niveles, ya hablemos de pensiones o de sanidad, trato discriminatorio, los incrementos en las pensiones no son acordes con el aumento del coste real de la vida, falta de desarrollo práctico de la Ley de Dependencia…

-¿Cuáles son sus objetivos políticos?
Como formación, aspiramos a lo máximo, a gobernar, por lo tanto, aspiramos a representar al conjunto global de la ciudadanía. Pero, sin duda, una de nuestras prioridades es el colectivo de la gente mayor, y de las personas con otras capacidades, porque creemos que no está adecuadamente representado y, a diferencia de nosotros, que incluimos al conjunto total de la población, creemos, y por desgracia hemos podido comprobarlo, el colectivo de la gente mayor y con otras capacidades está con demasiada frecuencia excluido, olvidado o mal representado.
Nuestro objetivo es además poner nuestra experiencia a trabajar. Nosotros somos gestores que venimos de desarrollar nuestras profesiones y de gestionar toda una vida.  Hemos tenido que crear un Partido Político porque es la única forma de llegar al Congreso y al resto de las administraciones, pero no lo olvidemos, somos trabajadores que ahora, con tiempo y experiencia, queremos ser gestores del servicio público.
No estamos de acuerdo con el declive que ha tomado España y con la gestión que se está haciendo de los fondos públicos. Creemos que se debe empezar por hacer una auditoría y una revisión a nivel estatal y tras los resultados, recortar gastos innecesarios y volver a la cultura del ahorro público, incentivar a la empresa y a los autónomos que son ,a fin de cuentas, quienes crean la riqueza. ¿Qué justicia social podemos esperar si los generadores de la economía de un país no son protegidos y apoyados?

-Viene a Zamora a poner en marcha su partido. Sabrá que se trata de la provincia más envejecida de España. Aquí debería encontrar terreno fértil para sembrar su semilla…
Zamora es la provincia con mayor número de población mayor en España, más como dije antes, para nosotros no existe la vejez sino la acumulación de muchas juventudes y de mucha sabiduría. La sabiduría suele estar asociada al equilibrio, la sabiduría es la convergencia de nuestras fuerzas que se funden para dar, como resultado, eso que nos maravilla: el equilibrio.
Aquí hay un reto ilusionante: la España vaciada, la falta de masa crítica en muchos sitios para arrancar proyectos de vida. La falta de inversiones en infraestructura y servicios, que permita un reposicionamiento de provincias, comarcas y pueblos en el mapa de lo haga habitable digna y cómodamente. Un reto de reconversión que permita cambiar una dinámica negativa en nuevas oportunidades, y en un nuevo paradigma de vida y trabajo.
Tengo que dar la enhorabuena a los ciudadanos de Zamora, ya que, tienen mucha suerte de contar con un delegado de primera, Antonio Requejo, un gran líder, alguien con mucha energía, un gestor riguroso con una gran fe en el renacimiento de Zamora, y muy amante de esta provincia y de su gente, y es por ello que con orgullo vengo a presentar la Junta Provincial que, con tanta ilusión ha creado Antonio Requejo para representar a Tercera Edad en Acción en esta tierra.

-También en esta provincia se perciben las pensiones más bajas de España…Por cierto, qué hay que hacer para mantener el poder adquisitivo de los jubilados, porque se teme que el sistema se quebrará…
Bien, este tema tiene muchas posibilidades pero entre ellas voy a enumerar las que creemos más importantes: Las pensiones más bajas tienen que igualarse paulatinamente al sueldo mínimo interprofesional (si se supone con menos de esto no se puede vivir, el “no se puede vivir” debe aplicarse a todos), eliminar del IRPF de la pensión (Ya se ha tributado por ello durante el periodo de cotización), reducción o eliminación del IBI en la vivienda habitual del pensionista, revalorizar la pensión conforme a un IPC establecido concretamente para este colectivo. El IPC general no se corresponde con el incremento real del coste de vida, no refleja muchos temas puntuales que aumentan de precio como es el precio del alquiler, de la electricidad, etc… Reforma laboral que permita a los pensionistas trabajar o crear empresa, sin renunciar a la pensión, esto ampliaría la oferta de empleo para los jóvenes y por lo tanto, crearía riqueza.
En lo referente a la sostenibilidad del sistema de pensiones, entran en juego además de la gestión del gasto público, la capacidad empresarial y su calidad, así como la calidad del trabajo que se realiza, y cómo se retribuye, o la preparación de nuestros jóvenes y la oferta de empleo. ¿Dónde cree que va un país sin tejido empresarial que lo sustente?

-Por tocar la actualidad: ¿Su partido comulga con Pedro Sánchez y el PSOE en indultar a los golpistas catalanes?
Nosotros no entramos en juzgar a las personas, sino que procuramos ser lo más objetivos posible sobre los hechos, y sobre ello aplicamos el sentido común.
No estamos a favor de que una figura legal pierda su contenido y el espíritu con el que se creó. En este caso, la concesión del indulto, solo por coherencia, debería llevar aparejado un arrepentimiento por haber transgredido la ley y una declaración de voluntad de no volver a transitar esos senderos. Lo mínimo que se puede pedir si se te perdona una pena, sea total o parcial, es pedir disculpas. Habría estado muy bien que así lo hubieran hecho en este caso, eso es lo que de verdad aportaría tranquilidad a los ciudadanos españoles incluidos muchos catalanes, esto podría traer la paz y la estabilidad a Cataluña. Sin embargo, el otorgar indultos sin exigir una mínima muestra de buena voluntad por parte del indultado, sea el gobierno que sea el que lo lleve a cabo, termina por dejar sin sentido la figura del indulto, quedando así reducido a la arbitrariedad del ejecutivo, la decisión de, a quien indulta y a quien no, alterando la percepción de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y creando un escenario peligroso en el ejemplo que debemos dar a la sociedad en el cumplimiento de las leyes y de las penas, en definitiva, quebrantando con ello el orden deseable en toda sociedad cívica.

[Img #54456]

 

.-¿De dónde sacan recursos para disputar batalla política en las mismas condiciones que las formaciones seculares?
Tercera Edad en Acción solo se financia a través de las cuotas de nuestros afiliados y por donaciones de simpatizantes. No queremos tampoco ser financiados por entidades que en un futuro nos podrían tener de manos atadas ni queremos deber favores a nadie. Todos los que trabajamos en el partido, así como los colaboradores, lo hacemos altruistamente. El partido ahorra para las elecciones porque las campañas son caras y los partidos que aún no tienen representación no tienen derecho a subvenciones para campaña. Nuestra opinión es clara, ni un céntimo público a partidos ni a sindicatos. Actualmente, la democracia ha sido secuestrada por la partidocracia. La competencia es muy desigual y casi imposible que la TV y determinados medios nos den visibilidad, así que tenemos que hacer campañas artesanas y muy económicas.

-¿Qué diferencia a Tercera Edad en Acción de otras formaciones?
Todo, no tenemos nada que ver con la vieja política que estamos contemplando. Nosotros somos la sociedad civil que ha dicho “Basta”. No somos especie política, somos un colectivo, mayoritariamente, de profesionales, con capacidades contrastadas, y con una voluntad inequívoca de sumar para todas y todos. Nosotros, es obvio, no buscamos ya hacer una carrera política o perpetuarnos en un cargo. Nuestro futuro solo existirá si somos capaces de trabajar juntos, desde el consenso, aparcando sentimientos que lo que aportan es más conflictos, y buscar un marco de referencia en el que la inmensa mayoría se sienta mínimamente confortable. Esto requiere consenso. Sin consenso no hay equilibrio. Somos una gran familia que venimos a ayudar, a unir y a incluir a todos, queremos llevar la paz al Congreso y resto de instituciones, para que sean lo que deben ser, un equipo de trabajo con un fin común: servir a los ciudadanos, respetar a sus mayores y ser un buen ejemplo de gestión eficaz y de valores para nuestros jóvenes y para la sociedad en su conjunto.