No es la primera vez que, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, hace declaraciones muy preocupantes para los futuros jubilados y pensionistas de nuestro país. En la entrevista concedida al periódico catalán Ara, este fin de semana, ha vuelto a sembrar la angustia entre los ciudadanos mayores, al manifestar que “en España hace falta un cambio cultural y habría que pensar que los trabajadores deberían seguir en activo hasta los 70 o 75 años, en lugar de hasta los 65 actuales”.

Palabras que, como era de esperar, han sido acogidas con indignación entre los colectivos responsables de vigilar por una jubilación digna. Palabras a las que el ministro ha rectificado públicamente, argumentando, una vez más, que se le malinterpretó y que, en realidad, quería decir que “las personas mayores deben seguir siendo importantes para las empresas, pero que no hace falta tocar la edad de jubilación”.

Llueve sobre mojado.

La presidenta del partido Tercera Edad en Acción, Nuria Martínez Ros, opina que son dos frases muy distintas entre sí como para pretender que se le ha malinterpretado por los medios de comunicación o por los ciudadanos y pide “un poco de respeto a la inteligencia de los mayores y a la de los periodistas”. También, pide más responsabilidad en las declaraciones al ministro, pues “tiene la obligación de gestionar el futuro de las personas mayores y de dar ejemplo de seriedad en este tema. Por favor, basta ya de apelar a las malas interpretaciones”.

Indignados, nos sumamos a las manifestaciones de repulsa de cuantos colectivos han declinado estas declaraciones en el diario Ara y aprovechamos para recordarle al ministro Escrivá que lo que debe hacer es dar soluciones reales a los problemas reales de las personas mayores. “Los seniors y los baby boomers somos gente que nos hemos ganado de manera justa nuestras pensiones, tras muchos años de trabajo y esfuerzo y merecemos envejecer con tranquilidad”, añade Nuria Martínez Ros.

Desde el partido Tercera Edad en Acción recordamos al ministro que la mayor parte de los españoles mayores vive gracias a estas asignaciones que han ganado tras muchos años de trabajo, pensiones insuficientes muchas veces, especialmente en estos momentos en los que se ven obligados a ayudar económicamente a sus familias. Piense en el sufrimiento de muchas personas a las que les preocupa su futuro y deje de provocar inquietud y desasosiego en los ciudadanos.