Lee la entrevista en su fuente original aquí.

«No somos un partido ideológico, sino sociológico y centrado en la gestión»

Juan Carlos Maroto es el delegado en La Rioja de Tercera Edad en Acción

TERI SÁENZ Logroño

La oferta electoral riojana se engrosa con Tercera Edad en Acción, un partido nacido hace dos años en la Comunidad Valenciana y que se ha ido estructurando hasta postularse en los comicios del 4-M en Madrid. Asentado en La Rioja hace cuatro décadas y tras un efímero paso por el PP en los 90, Juan Carlos Maroto lidera el nuevo proyecto en la región.

– ¿Es necesario un partido más cuando existe ya una amplia variedad y la clase política está tan denostada?

– Tercera Edad en Acción nace precisamente por la demanda social de contar con una fuerza distinta al resto, alejada de la política actual, tan extraña y alborotada, que esté de verdad dispuesta a cambiar ese escenario desde dentro. No queremos hacer política, sino gestionar la política empezando por las pensiones. Y no solo pensando en los mayores, sino en garantizar un futuro cierto para generaciones futuras.

– ¿En qué parte del espectro ideológico se ubica?

– No somos un partido ideológico, sino sociológico y centrado en la gestión, para lo cual contamos con la mejor herramienta: nuestros funcionarios. Por eso entre nuestras metas está eliminar el descomunal gasto en políticos y asesores, hacer una política socialmente correcta.

– ¿Pactaría antes con Vox o con Podemos?

– Huimos de cualquier radicalismo. Somos un partido empírico y socialmente pragmático, dispuesto a hablar con quien apoye nuestros fines y siempre dentro de un orden para beneficio de nuestra sociedad y de España.

– Su nicho electoral se limita ya de entrada al centrarse en mayores de 50 años y personas jubiladas.

– No es necesariamente así. Tercera Edad en Acción abarca en sentido amplio a los tres segmentos básicos de la sociedad: abuelos, padres e hijos. Nosotros, los mayores, tomamos ahora las riendas porque tenemos un pasado que reivindicar y un futuro por el que trabajar, pero hay delegados territoriales y afiliados muy jóvenes que se apoyan, a la vez, en la experiencia de quienes hemos trabajado toda la vida, que sabemos el esfuerzo que implica avanzar. A todos nos une el afán por mejorar las cosas; retornar a aquella normalidad de la época de la Transición que los intereses partidistas han distorsionado.

– ¿No teme quedar como un partido anecdótico o fugaz?

– Ni lo contemplo ni estamos aquí para aventuras. Nuestra base es aún escasa, pero el interés va en aumento. Todos los proyectos se construyen poco a poco y estoy seguro de que las elecciones de Madrid serán un acicate para empezar a ser decisivos.

– ¿Qué expectativas manejan en el caso de La Rioja?

– No tenemos prisa. En la próxima convocatoria autonómica y local confío en que tendremos el respaldo para poder presentarnos.