Noticia publicada en el periódico ZA49. Accede aquí para leerlo en su página original.

Esta soleada mañana de viernes ha tenido lugar en la neoplateresca estación ferroviaria zamorana la presentación provincial del partido “3ª Edad en Acción”, una formación de ámbito nacional liderada por la alicantina Nuria Martínez, cuya representación zamorana está comandada por el antiguo coordinador provincial de ciudadanos y padre del actual presidente de la Diputación, Antonio Requejo.

Esta formación pretende llegar a las instituciones para “defender a los mayores de 50 años”, a los que considera que han sido olvidados por las actuales formaciones políticas. Una de sus mayores reivindicaciones es la equiparación de las pensiones con el salario mínimo, para mejorar la calidad de vida de los pensionistas que apenas llegan a fin de mes con la pensión mínima. Afirman que esta medida es posible suprimiendo el “gasto inútil de lo público”, de lo que es posible una mejor gestión. También defienden medidas tan novedosas para abordar la soledad de los mayores como la vivienda colaborativa o “cohousing”, una alternativa a las residencias tradicionales que consiste en la creación de comunidades de viviendas donde un grupo de personas mayores se agrupan para convivir.

Ideológicamente hablando, no se consideran ni de derechas ni de izquierdas. Defienden que en sus filas hay gente de las diversas esferas políticas, desde socialdemócratas hasta liberales y conservadores. Su intención es “romper con la vieja política”, la que según ellos no aporta ninguna medida para paliar temas tan importantes en nuestra provincia como la despoblación y el reto demográfico.

Requejo: “Siempre gobiernan los mismos”

Antonio Requejo sitúa como los mayores culpables de la situación decadente de la provincia, que afronta un gran reto demográfico, a la Junta de Castilla y León, gobernada por una coalición del PP y Ciudadanos. Además, se queja de que en la Diputación de Zamora “llevan gobernando 30 años los mismos” y que en el Ayuntamiento lleva 7 años Izquierda Unida, pero “es más de lo mismo”.

El veterano político afirma que no se puede acabar con la despoblación hasta que no industrialicemos la provincia zamorana. Por ello, defiende proyectos como la planta de aluminio de Villabrázaro o la llegada de la unidad militar al antiguo campamento de Montelarreina.