Frases como ésta: «El virus no es tan peligroso, al fin y al cabo sólo afecta a viejos y a enfermos graves», son cada vez más frecuentes en las redes sociales, y no sólo son ofensivas sino de una crueldad infinita.

Para quienes difunden cosas como ésta, se me ocurren unas cuantas respuestas:

Los mayores, «hijo», son los que te han dado la vida, los que trabajaron con ahínco, te han alimentado y te han vestido. Esos “viejos” que tan poco te importan ahora, y cuya enfermedad o contagio te resulta indiferente, consolaron tus penas y apagaron tus llantos cuando lo necesitaste. Los mayores, son esas personas que pasaron noches en vela atendiéndote cuando estabas enfermo.

También los que llamas viejos, han sido «hijo», quienes te han educado, y de quienes debiste aprender que la vida es un ciclo, y que tú también un día serás viejo y esperarás al menos, su comprensión, su apoyo y empatía si tus fuerzas flaquean.

Esos viejos vivieron cuidando, no solo de ti, sino que atendieron y se preocuparon por el bienestar de sus padres y abuelos ancianos cuando llegó el momento.

Es hora de parecerte a ellos, ¿no crees? de respetarles y defenderles, no solo con tu actitud solidaria, también cuidando tus palabras. Son mayores, pero no son ciegos ni sordos, así que habla con respeto. Y lo más importante, tenlo claro: ¡Ellos sí lo harían por ti!