Diario Abierto nos ha publicado este artículo tan completo a escasas horas del 4M. Hablan de la necesidad de un partido que reconcilie, ¿verdad que es fundamental? También explican lo que queremos llevar a las instituciones y por qué, pese a defender los derechos de los mayores, no estamos cerrados a otros colectivos. Ni mucho menos.

Léelo en su fuente original pulsando aquí.

Reproducimos la entrevista a continuación.

Tercera Edad en Acción, una alternativa con propuestas frente a la crispación política

Tercera Edad en Acción se presenta a las elecciones de la Comunidad de Madrid del 4 de mayo con la intención de dar a conocer y también para defender los intereses de jubilados, pensionistas y mayores de 50, pero también de sus hijos y de sus nietos, como explica su candidata a la Asamblea de Madrid y presidenta del partido, Nuria Martínez Ros.

Que con la crispación política que vive España surja un nuevo partido político es noticia. Y más aún si sus fundadores consideran que lo que ahora necesitan los españoles no es ideología sino propuestas y soluciones a sus problemas. Al menos, así lo considera Nuria Martínez Ros: “en el siglo XXI no se necesitan partidos encasillados en una ideología”, que como se está demostrando día a tras día, solo ofrecen «enfrentamientos, insultos y la ruptura social; una situación que no tiene sentido en la sociedad actual”. A su juicio, la crispación que se la instalado en la política española «no beneficia a nadie: ni a los ciudadanos ni a los mismos partidos políticos. ¿Es que esperan solo a ver quién es más bueno o más malo? Lo que los españoles necesitan en estos momentos tan cruciales es que los partidos trabajen juntos por Madrid para salir lo mejor posible».

Martínez Ros considera que los problemas que tienen los madrileños no son muy diferentes de los que tienen el resto de los españoles. Tal vez la única diferencia es el problema de la capitalidad, el centralismo aparente y el que seamos más visibles.

Partiendo de esta declaración de intenciones, Tercera Edad en Acción propone soluciones de “todas las ideologías, todas ellas moderadas con las que persigue poder utilizar la solución óptima, conocimientos suficientes para saberla gestionar a través de la cultura del trabajo en equipo”. Cada una de sus propuestas parte de un “Consejo de Sabios”, compuesto por expertos de todos los ámbitos y una amplia experiencia y conocimiento.

Creado en 2018, Madrid es su primera incursión en unos comicios que esperan ampliar a todo el ámbito nacional en las próximas elecciones generales, aunque ya se les conoce en Canarias, Murcia o poblaciones alicantinas donde concurrió a las elecciones en 2019. Tercera Edad en Acción persigue representar a jubilados, los pensionistas, las viudas y los mayores de 50, colectivo que representa a más de una quinta parte de la población madrileña y española. Pero sus propuestas van más allá de las pensiones o la fiscalidad, también tienen soluciones para problemas tan esenciales como son la educación o la sanidad, porque también les preocupan sus “hijos y nietos”. “Nuestro partido -asegura Martínez Ros- es para todos. Por este motivo hacemos propuestas en todos los ámbitos, como el económico, educativo, sanitario…”.

La candidata Martínez Ros asegura que “el colectivo de mayores somos los grandes olvidados en las crisis. Ahora queremos ser los protagonistas de la recuperación. Queremos aportar toda nuestra experiencia vital y profesional. Por primera vez contamos con un partido propio que nos permitirá elevar nuestra voz y defender nuestros intereses en la Asamblea de Madrid”.

Para la campaña han elegido como lema “En defensa propia”, una defensa que se traslada con propuestas como la reducción al 100% del tramo autonómico que se aplica al IRPF sobre las pensiones, comenzando con una reducción paulatina de la misma, a un ritmo del 2,25% anual durante cuatro años. Se trata de conseguir que las pensiones no coticen por IRPF, ya que los pensionistas llevan toda su vida laboral cotizando y no solo por este tributo.

Ahora que el Gobierno ha remitido a Bruselas, entre otras reformas, la de las pensiones, Nuria Martínez Ros asegura estar en desacuerdo con todas las propuestas del Ejecutivo español, ya que solo persiguen penalizar aún más a los pensionistas o a quienes están a punto de jubilarse. Pero además proponen facilitar a aquellos jubilados a continuar con la vida activa o equiparar las pensiones contributivas más bajas al salario mínimo interprofesional (SMI). Sus propuestas, a falta de tener representación en la Asamblea de Madrid, «deben oirse incluso por los partidos políticos de Madrid».

La candidata de Tercera Edad en Acción considera que empresas y trabajadores tienen excesiva carga de impuestos. En este sentido, recuerda, el reciente informe de la OCDE en el que se constata que los españoles destinan el 39,3% de su salario a pagar impuestos y cotizaciones de la Seguridad Social, cinco puntos más que la media de los países de la organización económica.

«No se puede ahogar más al empreario ni al ciudadano» con más impuestos, afirma. Por el contrario, el nuevo partido político pide «dar una inyección» para reactivar la economía.

Reforma de las pensiones

Una de las propuestas presentadas por el Gobierno a Bruselas en la nueva reforma de las pensiones. En Tercera Edad en Acción consideran que las medidas enviadas son «parciales», con más cotizaciones y pensiones menoscabadas. También rechaza el sistema de revalorización de las pensiones públicas en función del IPC, porque este indicador no refleja el coste real de la vida de los pensionistas, y pierden poder adquisitivo. Para solucionar este problema proponen «crear un IPC ajustado a este colectivo».

Además no comparten los «desincentivos» a la jubilación anticipada, con unos coeficientes reductores «discriminatorios» a tenor de lo que el cotizante ha estado pagando durante su vida laboral. También proponen que las pensiones más bajas se equiparen al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y «eliminar el IRPF de las pensiones» para no seguir gravando al pensionista.

«Sin perder la pensión, se debe permitir a los pensionistas seguir trabajando, creando empresas… son personas con experiencia y saben hacer las cosas y podrían crear empleo». Con esta fórmula se incrementarían los ingresos y los gastos, lo que supondría una inyección para la economía de país con la que se podrían financiar las propuestas que Tercera Edad en Acción propone para las pensiones. Incluso apuestan por la creación de un fondo de pensiones con las cotizaciones de los jubilados que sigan trabajando.

Como novedad, proponen en su programa electorial la creación en Madrid de una consejería de la Tercera Edad destinada a la mejora de la calidad de vida de las personas mayores, la accesibilidad y calidad en la prestación de los servicios sociales y la atención de los dependientes y las personas con otras capacidades. De crearse, la CAM será pionera en España. Entre sus principales objetivos figura “exigir un sello de calidad a las residencias, la aplicación y gestión de la Ley de Dependencia, y el fomento y la expansión del voluntariado para el cuidado y acompañamiento de personas mayores en situación de soledad no deseada con campañas como “Acompaña a un Mayor” o “Adopta un Nieto”, añade la presidenta de Tercera Edad en Acción. Además, el partido se compromete a crear la figura del Defensor del Mayor, para proteger a los mayores ante posibles abusos.

En el ámbito económico consideran vital reducir todo el «gasto público inútil». Desde la reducción de políticos y asesores que duplican las fuciones a una revisión en profundidad de todas las subvenciones públicas a partidos u organizaciones. Martínez Ros propone en este apartado que se realice una auditoría con la que determinar lo que realmente es prioritario y necesario.

En el ámbito fiscal insisten en la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y rebajar la presión fiscal: «Para dar un empujón a las empresas y ciudadanos vale la pena ingresar un poco menos para salir a flote».

En materia educativa proponen un plan para cambiar el actual sistema «de arriba a abajo». El objetivo es motivar a los niños para que estudien por lo que es necesario fomentar sus capacidades, porque «cada persona nace con una capacidad y no tiene que aprender lo mismo y al mismo tiempo». También apuestan por la formación profesional y dual y de la universidad gratuita a partir de un 7 de nota media.

En materia sanitaria es básico el sello de calidad, también en las residencias, con la creación de una tarjeta única sanitaria que pueda utilizarse en todo el territorio español, con acceso desde cualquier parte al historial clínico. También proponen dignificar a los profesionales de la salud, eliminar la temporalidad en este colectivo, equilibrar salarios según los riesgos que se asuman, mejorar la gestión sanitaria, un sistema en el que coexitan lo público y lo privado. «En estos momentos no se sabe gestionar la sanidad pública», asegura la candidata a la presidencia.

Otras propuestas

Martínez Ros ofrece a su formación para «ayudar» con sus propuestas. «No queremos confrontación sino colaborar sin descalificaciones». Para ello, harán llegar sus propuestas a todos los partidos políticos porque «trabajamos sin prisas, pero sin pausa» ya que «Tercera Edad en Acción ha venido para quedarse».

Su objetivo es «dignificar a los creadores de la España moderna», dándoles respuestas y teniendo en cuenta su experiencia, su sentido común. Por este motivo, asegura Martínez Ros, «tenemos que estar en las instituciones».