Pedimos que se incluyan ayudas para las personas con pensiones bajas que, con su trabajo y sacrificio, han sostenido durante décadas el Estado de Bienestar

Con la entrada, este miércoles, del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022, en el Congreso de los Diputados, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, nos ha presentado un récord de gasto social, en el que, entre otras cuestiones, incluye un regalo del Estado para los jóvenes que cumplen la mayoría de edad, los 18 años, en forma de un bono por importe de 400 euros, para gastos culturales, así como otra ayuda de 250 euros mensuales para el alquiler de vivienda a los menores de 35 años con rentas inferiores a los 23.725 euros.

Un doble guiño económico a los jóvenes en unos Presupuestos Generales en puertas de unas nuevas Elecciones Generales. Un doble regalo para los jóvenes, que en el partido Tercera Edad en Acción contemplamos como promesas vacías. ¿Es ilusionante? Sí, pero, ¿de dónde saldrán los fondos para sufragar este paquete? Esperamos que no provengan de ahogar más al empresario y al autónomo que son quienes están sosteniendo la economía del país. Los españoles nos merecemos unos políticos que trabajen para el pueblo.

Que piensen en los ciudadanos, sobre todo, para aquellos que con su esfuerzo y trabajo vienen sosteniendo a lo largo de las últimas décadas el estado de bienestar, como el desempleo, la pérdida de producción, el colapso del sistema financiero, las pensiones públicas y el seguro social. Muchas de estas personas que han contribuido a este estado de bienestar, son en estos momentos jubilados y pensionistas que, a pesar de los grandes sacrificios hechos a lo largo de su vida profesional y por culpa de la mala gestión política de unos y otros que nos han gobernado, no cobran el salario mínimo interprofesional.

Jubilados y pensionistas que merecen ser contemplados en los Presupuestos Generales. Porque de la misma forma que se le concede a un joven un bono de 400 euros para gastos en Cultura, creemos que se le ha de conceder a una persona que entra en el periodo de jubilación; o que de la misma forma que hay ayudas de 250 euros mensuales durante dos años para los menores de 35 años en gastos de alquiler de vivienda, hay que concedérsela para alquiler, luz, alimento, gafas, audífonos o arreglarse la dentadura de los mayores jubilados que no llegan a rentas de 23.725 euros anuales.

Desde Tercera Edad en Acción exigimos que se acabe con la demagogia. Reclamamos seriedad en los políticos que nos gobiernan y que comiencen a dar ejemplo. Que acaben con los miles de asesores y con todos aquellos los gastos inútiles que están haciendo de las administraciones una ruina.

Publicada por El Día de Zamora y Zamora 24 News.