Hace algunos días, un médico jubilado valenciano de 78 años, Carlos San Juan, apareció en los medios de comunicación con el lema “Soy mayor, pero no idiota”. Su campaña, en la plataforma de peticiones populares change.org, consiguió un montón de firmas. Cientos de miles.

Su objetivo es sencillo: que las entidades bancarias proporcionen atención adecuada a personas “mayores”, no tan familiarizadas con las nuevas tecnologías.

Esta es una realidad en España: los bancos, que acumulan muchos de ellos sumas ingentes de dinero, gracias a las aportaciones de millones de personas, han decidido reducir cada vez más la presencia humana en las oficinas. En su lugar, las nuevas tecnologías. Justifican su cambio por la digitalización, por los nuevos tiempos, por el progreso.

Y nosotros somos conscientes de que el mundo avanza así, nos guste o no. Pero entendemos, igual que Carlos San Juan, que los bancos no pueden adoptar estas decisiones drásticas que suponen consecuencias tan negativas: muchos mayores no entienden estos códigos y es injusto que se nos ignore y aparte.

Por esta razón, apoyamos esta iniciativa. Nos alegramos enormemente de que esté teniendo tanta repercusión, aunque nos preocupa mucho que se quede en una noticia pasajera, en un hecho anecdótico. Exigimos soluciones reales, útiles, para los perjudicados. Exigimos más atención personalizada a los clientes.

La digitalización NO debe dejar a nadie atrás.

Es más, creemos que no solo los bancos, sino las autoridades, deben apostar de forma clara por atender a los “mayores” y destinar recursos suficientes para brindar atención. Nos lo merecemos.

Por nuestra parte, como partido político que defiende los derechos de los mayores, y no tan mayores, seguiremos defendiendo nuestros derechos y bienestar. Qué menos. Seguimos trabajando para que nuestra voz se escuche, para que nos escuchen de verdad.

Dejamos a modo de ejemplo, algunos artículos en prensa digital en el que hemos hablado sobre la digitalización forzosa a todos, incluso a aquellos que no conocen las nuevas tecnologías.