En estos últimos días nuestros mayores están muriendo de forma masiva y absolutamente incontrolada y ello está sucediendo en los geriátricos españoles. Unos hechos absolutamente inadmisibles en una sociedad moderna y civilizada como es la nuestra. Se está incumpliendo la Constitución en su art. 50, en lo que a los servicios sociales de salud de los mayores se refiere.

Si el coronavirus accede al interior de un geriátrico, se supone que es a través de visitantes o del sacrificado y heroico personal laboral del mismo, que involuntariamente pueden transmitirlo no siendo suya la responsabilidad por ello. Solicitamos de los poderes públicos que se adopten medidas inmediatamente, y que deje de transmitirse subliminalmente a la ciudadanía la idea de que cuantos más mueran, mayor alivio para las arcas del Estado.

Independientemente y por encima de las responsabilidades legales que pudieran derivarse de la posible “desatención con resultado muerte” de nuestros mayores, está la responsabilidad moral y ética que debemos tener para con quienes nos han dado todo lo que somos. No estamos buscando culpables sino soluciones, por lo tanto, exigimos:

  1. Que con carácter prioritario y sin dilación alguna, se tomen todas las medidas sanitarias posibles y se efectúen las pruebas de test rápido para detectar la posible infección a todo el personal laboral y colaboradores de todos los geriátricos de España, sin excepción.
  2. Que se intensifique las inspecciones a los geriátricos nacionales tanto públicos como privados al objeto de: subsanar con urgencia las deficiencias que se observen tanto en material como en el personal, las condiciones higiénico-sanitarias en las que se encuentran, así como el buen cuidado, alimentación e higiene que se dispensa a los mayores que en ellos residen.

Nuria Martínez Ros

Presidenta de 3 edad en Acción –3edad.org

20 de marzo de 2020